sábado, 15 de abril de 2017

El dueño de una empresa de seguridad y limpieza proveedora del Estado, denunciado por acoso sexual

El dueño de una empresa proveedora del Estado, denunciado por acoso sexual (Imagen: REALPOLITIK).
REALPOLITIK I 14 de abril de 2017
Se trata de Gustavo Kein, titular de la empresa de seguridad privada y limpieza Goya Corrientes S.R.L. Según las denunciantes, el modus operandi es encerrarlas en su oficina para luego pedirles que tengan sexo con él a cambio del puesto de recepcionista. "En todo momento me remarcaba que conocía gente" importante, dijo Johana Feliciotti, una de las víctimas, en diálogo con REALPOLITIK. 
Su historia es una de tantas. Recién después del episodio pudo contactarse con otras jóvenes que habían sufrido la misma violencia por parte de Kein. Hacía más de un mes que Johana buscaba trabajo cuando vio en el diario El Día una convocatoria para la empresa Goya Corrientes S.R.L. 
Después de dejar el currículum la llamaron desde un número privado para concertar una entrevista en el centro de capacitación de la empresa, ubicado en 20 y 531. "Me puse re contenta, hasta lo publiqué en Facebook. Esperé a que se hicieran las 15:00 y mi cuñado me llevó en la moto. Había cuatro hombres de seguridad en la puerta", recordó Johana sobre ese día, el miércoles 29 de marzo. 
Una vez dentro notó que muchas de las puertas se abrían con claves de seguridad. Estuvo a oscuras unos 10 minutos hasta que llegó una secretaria, que le explicó de qué se trataba el trabajo: "Dijo que ahí nadie te controlaba y que pagaban re bien, en tiempo y forma. También me dijo que era la encargada de entrevistar y evaluar el perfil de las personas, para ver si estaba apta o no". 
Conversaron un rato y la mujer le explicó que había una segunda entrevista, esta vez con el jefe de la empresa. Johana creyó que el encuentro iba a darse otro día, pero de un momento a otro la mujer fue a fijarse si Kein estaba en su despacho. Ella se quedó esperando y pocos minutos más tarde la secretaria la acompañó al despacho. "Él nunca me dijo su nombre, pero en ese momento no le di importancia. Me dijo que eran dos los dueños, 'uno bueno y uno malo', y que él era el malo", contó la joven.
"Me llamó la atención porque se definió como una persona peligrosa de entrada. Me dijo que era un tipo mujeriego, que le gustaba mucho el póker; tenía fotos jugando. También me dijo que tenía familia, mujer e hijos, que era 'felizmente casado pero muy mujeriego'. Y me aclaró que para entrar ahí  tenía que acostarme con él. Yo le dije que no, que no era necesario, y me contestó que si no lo hacía iba a ser una relación  muy aburrida", relató Johana a este medio. 
Kein le preguntó qué tipo de relación quería tener con él; ella le contestó: "de empleador y empleada". "Eso sería muy aburrido, no me gusta", dijo el hombre y más tarde le preguntó cuáles eran sus objetivos de vida; Johana le contestó que quería crecer económica y profesionalmente. "Le gustó mi respuesta, pero dijo que para crecer 'uno tiene que soportar ciertas cosas en la vida'. Dijo que era 'normal' y 'natural', y que si yo llegaba a trabajar con él, en algún momento íbamos a terminar en el sillón".
Leer mas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario