TRADUCTOR

domingo, 9 de julio de 2017

ES MOMENTO DE UNIR



 0 comments
El sindicalismo, como nuestra sociedad, se encuentra en momentos de cambio. Nuestra organización llevó a cabo uno hace más de un año, cuando celebramos el 42 Congreso de UGT, y esta semana pasada lo realizó Comisiones Obreras. Ignacio Fernández Toxo dejó, tras 8 años al frente, la Secretaría General del sindicato. Quise remarcarlo el pasado 1 de Mayo, lo hice también en su Congreso y quiero insistir hoy. Creo sinceramente que debemos ser justos y saber reconocer todo lo que se ha hecho en el momento, y no a posteriori.
En todos estos años la UGT, con Cándido Méndez, y CCOO e Ignacio al frente, hemos participado en innumerables luchas, hemos llevado a cabo mil conquistas y también, siendo sinceros, hemos tenido algún fracaso. El movimiento obrero debe ser un ejemplo de honestidad, de constancia y de lucha, e Ignacio representa todas esas cosas.
Pero debemos seguir avanzando y quedan muchas cosas por hacer. En mi participación en el 11 Congreso de CCOO quise dejar una cosa clara: la unidad de acción debe centrar nuestro trabajo. No podemos entender el sindicalismo si no es de manera conjunta. No forma parte en exclusiva de las organizaciones sindicales, si no que pertenece al movimiento obrero de nuestro país y ya es patrimonio del conjunto de los trabajadores y las trabajadoras. Tenemos la responsabilidad de mantenerla y trabajarla. Esta unidad de acción no tiene límites. Creo que desde la autonomía de las organizaciones, es momento de reforzarla.
Durante los últimos años mucha gente se ha preguntado dónde estábamos, quizás porque nos hemos centrado en aspectos que creemos son importantes para nuestras siglas. O porque en ocasiones nos hemos enzarzado entre nosotros en cosas intrascendentes con el consiguiente gasto de energía y desprestigio propio. O simplemente porque a algunos poderes les ha interesado desprestigiarnos hablando de los sindicatos como un modelo superado.
El sindicato del siglo XXI debe reformularse en profundidad y volver a construirse sobre unos cimientos sólidos. La dirección de la Unión General de Trabajadores está poniendo todo su empeño en ello desde que asumió su responsabilidad, trabajando cada día para renovar algunos de los valores principales. Y CCOO parece tener el mismo objetivo. Los trabajadores y trabajadoras necesitan volver a creer en los sindicatos y tener en ellos un referente, y para eso la transparencia es la clave. Así lo demuestra nuestra página web, donde toda aquella persona que acceda puede ver las cuentas del Sindicato. Debemos conseguir que los delegados y delegadas, así como los afiliados y afiliadas, participen en decisiones importantes. La mejor solución, y la más directa, es preguntándoles.
Este nuevo escenario nos abre retos comunes. Es momento de recuperar los derechos tanto desde las políticas de salud, educación o políticas sociales, así como en políticas fiscales, negociación colectiva, etc. Ambos estamos de acuerdo, es necesario derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, así como también la reforma de la Seguridad Social de 2013. Tenemos la tarea de construir un nuevo marco de relaciones laborales con la Negociación Colectiva en el centro, como elemento clave para el reparto de la riqueza. Y por supuesto, debemos seguir luchando por conseguir políticas de igualdad. Tanto los salarios como los modelos de contratación se están convirtiendo cada vez en más desiguales. Desde el año pasado las mujeres trabajan gratis los viernes. Y no se puede permitir. Tenemos la obligación de ponernos en pie una y otra vez aunque caigamos, y revertir la situación de pérdida de derechos de los últimos años.
Y debemos centrarnos también en la pobreza en nuestro país. Como reflejó la última Encuesta de Presupuestos Familiares del año 2016, ya son casi el 35% los hogares cuya fuente principal de ingresos son las pensiones, constatando así que nuestros mayores son los que están garantizando que sus hijos y nietos cubran, al menos, sus condiciones básicas de vida.
Mientras tanto el futuro de nuestra sociedad, los jóvenes, están sufriendo una tasa de paro del 44%, teniendo que aceptar trabajos precarios y mal pagados. Muchos de estos empleos surgidos a raíz de la digitalización. Empresas como Deliveroo han provocado una precarización aún mayor, llevando a los trabajadores a más pobreza. O empresas como Cabify que hacen tambalear el sector del Taxi. Debemos poner freno a esta pérdida de derechos que el siglo XXI ha traído consigo. Es nuestro trabajo seguir peleando para que esta situación de un vuelco y mejore.
Además, debemos seguir luchando desde todos los lugares (Centros de trabajo, empresas…) contra esta lacra que supone el terrorismo machista. No solo contra las muertes, sino también contra las amenazas que reciben constantemente.
Y es necesaria la unión para conseguir la igualdad para todos y que nadie se sienta discriminado, ya sea por raza, religión o identidad de género. Queda mucho por hacer y los sindicatos debemos llevarlo a cabo.
Desde la UGT empezamos esta etapa con un profundo respeto hacia las resoluciones del 11º Congreso de CCOO, y queremos tejer una relación basada en la lealtad pero también con el deseo que ambas organizaciones puedan ayudar a construir una sociedad con derechos.
Quiero terminar felicitando a la dirección de CCOO y en especial a Unai Sordo, al que le deseo muchos éxitos. La suerte de UGT y de CCOO van ligadas, está en nuestras manos convertir nuestro país en un lugar más justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario