TRADUCTOR

sábado, 22 de julio de 2017

VALOR SINDICAL



LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD

 0 comments
Durante la primera mitad de 2017, el gran objetivo del Sindicato ante la negociación con la CEOE ha sido el de no dejar a nadie por el camino. Siempre hemos defendido que el Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) debía servir para dar un paso más en la recuperación de derechos. Los trabajadores y trabajadoras así nos lo pidieron así lo recogieron las resoluciones del 42º Congreso de la UGT y así lo hemos defendido. Llevamos mucho tiempo cerca de un acuerdo, pero no es suficiente.
En el transcurso de estas negociaciones hemos querido dejar claro a la patronal que hay lineas rojas que no se pueden traspasar. Era vital para el legítimo interés de los trabajadores poner un suelo, un mínimo, en la subida de salarios, pensando sobre todo en todos aquellos trabajadores y trabajadoras que desarrollan su actividad en empresas sin una importante fuerza sindical y que, como consecuencia, se quedan a un lado. Sin ese mínimo, probablemente, la desigualdad se acrecentaría. Y también hemos considerado muy importante incluir en dicha negociación una cláusula de revisión salarial. Para la UGT son dos cosas necesarias e imprescindibles. Pero no es tanto la aplicación de la fórmula que se aplique, sino el hecho de recuperar el concepto. Los convenios deben contener esa revisión salarial. Se trata de un acuerdo que debemos hacer durar más allá de este año. Y lo hemos planteado cuando se habla de la recuperación como elemento de futuro. La CEOE conoce perfectamente nuestras exigencias y por ello creemos que es el momento de llegar definitivamente a ese acuerdo.
Es importante dejar claro que si hay acuerdo, se trata de un pacto de transición. Gracias a la lucha de los sindicatos, hemos conseguido dar la vuelta a un AENC que seguía dejando en la estacada a trabajadores y a las pequeñas y medianas empresas de nuestro país. Su consecución tejería un puente entre la crisis y la recuperación. Mayor salario, más poder adquisitivo para los trabajadores y trabajadoras y, como resultado, mayor movimiento de nuestra economía.
Si hay acuerdo podemos “celebrar” que todos vosotros vais a notar una mejora (aunque seguirá siendo insuficiente). Si finalmente no la hay, iniciaremos en septiembre la negociación para el AENC de 2018. Dejando atrás el de este año, porque no tiene sentido llevarlo más allá de julio, pero exigiendo a la patronal que cumpla con las promesas y que el incremento sea aún mayor.
Son dos posibles escenarios que, sin embargo, nos dejan uno común. Seguiremos luchando y dando la cara por todos los trabajadores y trabajadoras de este país que merecen, de una vez por todas, ver recompensado todo el esfuerzo que llevan años haciendo.
La pelota está en su tejado, el de la patronal y ahora es momento de ver si, de verdad, tienen ganas de que España se recupere. Si es así, no tengo ninguna duda que esa pelota volverá a nosotros con un mensaje, seguir dejando atrás la precariedad y haciendo crecer los salarios para devolverlos al nivel que merecemos.
En estas negociaciones los sindicatos hemos sido muy claros. Desde el primer día dijimos que era una negociación flexible, pero con unos mínimos necesarios. Reitero, no vamos a dejar a nadie en la estacada y vamos a seguir luchando por recuperar todos aquellos derechos perdidos en los últimos diez años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario