TRADUCTOR

lunes, 24 de julio de 2017

Precario, no, gracias




Tribuna / Cristina Antoñanzas

La gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras de las empresas multiservicios tiene un salario de 10.000 euros anuales, en el límite de lo establecido por el Salario Mínimo Interprofesional; jornadas de trabajo muy largas y condiciones laborales de esclavitud o semiesclavitud
En España se abusa de la contratación temporal, de los bajos salarios y, sobre todo, y lo que es más lamentable, si cabe, del alto volumen de desempleo que están soportando muchas familias de este país.

A pesar de tres años de crecimiento del PIB y de unos beneficios empresariales ya en cifras anteriores a la crisis, las plantillas no crecen de manera estable ni se recupera la calidad del empleo ni los derechos. Pero sí sigue aumentando la temporalidad, la precariedad y los trabajadores pobres.

¿Qué mercado de trabajo se está creando?

Con los datos del paro del mes de junio, en un solo mes se realizaron casi dos millones de contratos. Nunca se han hecho tantos en un mes, pero los indefinidos no han aumentado igual (sólo el 8% del total de la contratación). Además, cuatro de cada diez contratos indefinidos es a tiempo parcial, y uno de cada tres han sido temporales.

Éste es el caldo de cultivo de las multiservicios, que están creciendo como la espuma, en todas las actividades y sectores, sin especialización, realizando trabajos a la carta sin derechos y ampliando los márgenes de la subcontratación y la externalización a demanda del cliente.

Y lo realizan en un campo abonado por la reforma laboral, que les ha dado alas y les ha permitido desregular, más si cabe, las condiciones de trabajo, despreciando la negociación colectiva, al no ceñirse a ningún convenio sectorial y apostar por los convenios de empresas.

Hemos contabilizado alrededor de 251 empresas multiservicios –seguro que hay más– que, en buena parte, realizan competencia desleal a otras empresas al abaratar servicios a costa de reducir costes laborales. La gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras de estas empresas –unos 50.000– tiene un salario de 10.000 euros anuales, en el límite de lo establecido por el Salario Mínimo Interprofesional; jornadas de trabajo muy largas y condiciones laborales de esclavitud o semiesclavitud.

Y, desde la Unión General de Trabajadores, no queremos este tipo de empleos que degradan la condición humana y explotan a los trabajadores; denigran las profesiones; debilitan la protección social; aumentan la desigualdad; perjudican la salud; y aniquilan la negociación colectiva.

Es por esto que UGT ha iniciado una campaña para denunciar las malas prácticas de las empresas multiservicios en nuestro país, con el lema "Precario NO, Gracias". Vamos a evaluar la calidad del empleo de las empresas en España y les vamos a otorgar un sello o certificado de calidad. Valorará a las que tengan mejores condiciones de trabajo y denunciará aquellas empresas que abusen de los trabajadores o realicen prácticas de explotación laboral.
UGT, que ha impulsado en el Parlamento una Proposición de Ley en relación con la situación de estas empresas –paralizada por el Gobierno como otras muchas–, ya está realizando esta tarea de vigilancia y control. Hemos impugnado cerca de 50 convenios de este tipo y seguiremos haciéndolo; vamos a ponernos en contacto con otras empresas, incluidas las del Ibex-35, y con los Ayuntamientos y Administraciones Públicas para que entiendan que hay otras vías para reducir costes y aumentar la competitividad. Y concienciar a la ciudadanía sobre las condiciones laborales de las personas que trabajan donde pasan sus vacaciones o consumen.

Vamos a combatir duramente contra la explotación laboral e impedir que se siga avanzando en la figura del trabajador pobre.

Trabajo sí, pero no a cualquier precio.

Precario no, gracias.


Fuente: elsiglodeuropa.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario